Relatos porno - Relatos eroticos
  Inicio Envia tus relatos Buscador de relatos porno Usuarios:8

Relatos

General [14]
Transexuales [12]
Jovenes [35]
Gay [23]
Fetichismo [13]
Interracial [10]
Fantasias [28]
Lesbianas [20]
Voyeur [31]
Oral [38]
Maduras [39]
Vecinas [10]
Sado [29]
Infidelidades [57]
Intercambios [27]
Anal [39]
Orgias [25]
Masturbación [6]
Amor Filial [12]
Zoofilia [10]
No Consentido [14]
Confesiones [8]
Primera Vez [12]
Trios [12]
Maduros [13]
Borrachas [1]

 

   
 
Califica este relato

Genial

Bueno

Regular

Malo

Pesimo
  Autor: Anonimo
  Fecha: 2003-11-11
  Lecturas: 20958
  Calificacion:
 
 
 

Relatos porno - Amor Filial

 
   
 
Relato: Una fuerte atracción

Una fuerte atracción

Después del accidente, yo miraba durante horas el video de la boda de mi hija, era el único video que tenia donde estaban mi hija y su padre juntos, mi yerno Manuel también aparecía en este. La única ocasión en que lo he visto llorar es durante el funeral, su esposa (mi hija) y mi esposo con el que estuve casada durante 25 años murieron ya hace un año durante un accidente de transito.


El accidente de transito en que murieron mi esposo y mi hija, hicieron que mi yerno y yo nos uniéramos en el dolor. Tanto la familia de mi yerno, como la mía viven en otras zonas del país lejos de donde actualmente vivíamos, por lo que la única compañía que teníamos era el uno al otro.


Ahora después de un año del funeral, el dolor se ha ido aliviando poco a poco, la vida de cierta manera vuelve a ser normal. MI marido me dejo una cantidad de dinero que no hace necesario que tenga que trabajar, por lo que me distraído de mi dolor, ayudando en grupos comunales y de la iglesia. Manuel, mi yerno permanece en el trabajo que tenia.


Sin embargo mi problema ahora es otro. El sexo!. MI marido siempre fue muy complaciente en este sentido, además siempre he sido una mujer muy ardiente, aun ahora a los 52 años mantengo una enorme necesidad de sexo, que ha ido aumentando con el tiempo. En algunas ocasiones he tenido que recurrir a la masturbación para mitigar de cierta manera la excitación que siento, sin embargo nunca era capaz de llegar al orgasmo, hasta que empecé a fantasear con Manuel, mi yerno.


I


El día estaba caliente, Sandra podía ver como se filtraban los rayos de sol a través de la cortina. Miro el reloj, eran apenas las nueve de la mañana. Entonces sonrió y entendió sus brazos sobre su cabeza mientras trataba de salir de pequeño aletargo en que se encontraba. Sabía que era hora de levantarse, sin embargo quería descansar un poco mas ese fin de semana, decidió quedarse 5 minutos más en la cama.


Trato de repasar el itinerario de ese día, tendría que salir a compras algunas cosas que necesita, sabia que su congelador estaba casi vacío. Recordó que su yerno Manuel había prometido ayudarla con las compras después de que terminara su partido de football.


Sandra sabia que su yerno llegaría como a la una de la tarde, sabia que El vendría directamente del juego de football, aun vistiendo su pantaloneta de juego y tendría que ducharse, Sandra pensaba que su yerno tenia las piernas masculinas mas perfectas que hubiese visto jamás, en mas de una ocasión ella se había masturbado mientras este se duchaba en el cuarto de baño junto a su habitación. Fantaseaba con la idea de desnudarse completamente y unirse a este dentro de la ducha, sorprendiéndolo se inclinaría y el haría sexo oral hasta que este acabase en su boca.


Empezó a sentir un calor familiar entre sus piernas, sabia que necesitaba masturbarse un poco, así que deslizando su mano deslizo su camisón de seda hacia arriba, entonces acaricio su vagina con la palma de su mano, mientras decidía cual fantasía escoger…


Escogió una de sus fantasías favoritas, la de la cocina. Empezó a imaginarse lavando los platos de la comida en el momento en que su yerno regresaba del football, este estaba usando una pantaloneta corta y camiseta deportiva sin mangas, estaba completamente bañado en sudor, sus piernas estaban sucias y su cuerpo olía a sudor, sin embargo había llegado bastante contento, su equipo había ganado el juego.


El ingresaba a la casa por la puerta trasera y cordialmente la saludaba, Sandra le indica que se encuentra en la cocina. El se dirige hasta allí y le sonríe ampliamente, mientras la saluda con un beso en la mejilla, como normalmente lo hacia, luego va al refrigerador y toma un vaso de jugo.


En el momento en que su yerno la saluda, Sandra puede percibir el olor a sudor en de cuerpo, ella adora el olor de su sudor, es tan masculino. Entonces hablan durante algunos minutos sobre como estuvo el juego, y entonces su yerno camina a colocar el vaso sobre el lavadero, mientras Sandra aun permanece lavando aun algunos platos. Esta gira la cabeza para mirarlo. Es en ese momento que Manuel se da cuenta de cuanto lo desea su suegra y cuan frustrada sexualmente se encuentras esta.


Entonces este se acerca a ella, mientras esta gira, las manos de Sandra se envuelven alrededor del cuello de su yerno, sus labios se encuentran. Su yerno es mas alto por lo que esta tiene sostenerse de puntillas mientras lo abraza, pronto la lengua de este, penetra en la boca de esta, Sandra se encuentra encantada con lo que sucede.


Entonces su yerno la separa, rompiendo el beso, las manos de este van hasta su falda y la levanta, para después empezar a frotar la vagina de esta sobre sus apretadas bragas.


Sandra siente como su raja se humedece ante la caricia de la mano de su yerno, con su otra mano Manuel empieza a masajear uno de sus senos, esta empieza a gemir, siente como sus gemidos son cada vez más fuertes a medida que su yerno acelera el movimiento de su mano sobre la raja de esta. Sandra abre los labios de su vagina e introduce dos dedos dentro de esta, jugando con su hinchado clítoris justo como imagina que lo hace su yerno en su fantasía.


Sandra se encuentras empapada y su yerno lo puede sentir a través de sus bragas, entonces este aparta el material de la prenda con su mano, forzándolo, Sandra escucha como la prenda se rompe y gime mientras siente como esta las aparta hacia un lado. Rápidamente su yerno se inclina, Sandra puede sentir la aspereza de su naciente barba entre sus muslos. La lengua de este busca la mojada abertura de su suegra, y empieza a deslizarse por todas partes. Uno de los dedos de su mano ayuda a su lengua en el estimulo sobre la raja de su suegra, moviéndolo en forma circular sobre su clítoris.


La respiración de Sandra se acelero mientras su yerno continuaba masturbándola. Cerro sus ojos gozando del estimulo. Entonces este empujo su dedo aun más profundo mientras lo movía aun con más velocidad. Sandra sentía como su orgasmo estaba por llegar.


De repente su yerno se detuvo. Abrió los ojos en el momento en que sus húmedas bragas volaban por la cocina, dándose cuenta de que este tenía su verga afuera. Ella se meneo, como alentándolo a penetrarla, su yerno empezó a acariciar su verga mientras la miraba, frotándola su mano sobre la enorme extensión de su miembro, despacio gozando de lo que hacia, acercándose un poco mas empezó a deslizar la cabeza de su hinchada verga en la abertura de la raja de su suegra, quien lo incitaba a penetrarla.


Manuel de un fuerte empujón metió su verga profundo en la raja de su suegra, ella abrió sus ojos ampliamente mientras gimió fuerte, mientras trataba de soportar el enorme trozo de carne que se acomodaba en su interior. Su yerno empezó a empujarla dentro y fuera despacio, dándole tiempo a la madura vagina de su suegra de acomodarse a la enorme verga que la estaba invadiendo. La raja de esta era muy apretada, lo que le producía aun mayor excitación, después del algunos minutos Sandra empezó a escuchar como los gemidos de su yerno eran cada vez mas fuertes "Ah si ah, ahhh me voy a regar ah" sus empujes eran mas fuertes.


Bruscamente su yerno se detuvo y retiro completamente la verga de su raja, Sandra sabia que este estaba por acabar, no entendía porque se había detenido. Manuel se lo mostró inmediatamente, empujándola por los hombros hizo que esta se inclinara, hasta que estuviera de rodillas. Sandra sonrió mientras abría la boca. Su yerno empezó a bombear su verga fuertemente con su mano frente a la boca de su suegra.


Sandra sabía lo que este se proponía, y ella estaba más que dispuesta a recibir la caliente leche de su yerno en la boca. Ella llevo una de sus manos entre sus piernas y empezó a estimular su clítoris con los dedos. Manuel gimió durante algunos segundos antes de gruñir fuerte y detener su mano. El esperma espeso y blanco salio disparado de su verga hasta la boca de su suegra, salpicando también su cara, aterrizo en sus mejillas, labios cuello y lengua. Entonces Sandra empezó a gemir fuertemente alcanzando también un orgasmo con sus dedos dentro de su raja y su cara llena de semen.


Sandra permaneció relajada sobre la cama, gozando de las últimas sensaciones de su orgasmo. Podía escuchar el ruido afuera, los coches pasando, los niños jugando. Pensó en cuanto deseaba a su yerno, pero no se atrevía a decírselo. Ella nunca lo haría, jamás le diría sobre lo que sentía, moriría de vergüenza si su yerno se enterase de sus sentimientos o de sus fantasías más secretas.


Ella había adorado a su difunto marido, sin embargo debía de reconocer que nunca había sido completamente feliz en su vida sexual. Su imaginación era muy fuerte y su apetito sexual estaba muy desarrollado, estas cosas nunca habían sido satisfechas del todo con su marido. Suspiro mientras se pregunto a si misma si volvería a tener sexo alguna vez, sabia que necesitaba alguien con quien satisfacer su hambre sexual, alguien en quien pudiera interesarse, alguien como Manuel, su yerno.


Algunas horas mas tarde Sandra y su yerno se encontraron y fueron a hacer las compras que esta necesitaba, estuvieron en esta labor durante varias horas, por lo que al final de la tarde, Sandra le ofreció invitarlo a una taza de te, pero su yerno se negó agradeciéndoselo cortamente. Este debe haber notado la desilusión en la cara de esta.


"Estoy un poco pegajoso después de haber andado haciendo todas estas compras, por lo que iré a casa y me tomare una ducha y me cambiare, luego iré a su casa y comeremos algo, podría usted suegra cocinar algo para mi?" sonrió Manuel mientras le hablaba.


Sandra mordió su labio antes de contestar. "Es usted seguro yerno?, no se sentiría mejor saliendo con sus amigos esta noche de sábado?"


"NO señora, la verdad todos se han casado y no podrán salir, mire señora alquilare una película y la veremos después de la cena" respondió


"Que sea algo divertido" hablo Sandra y sonrió. Acordaron verse en su casa a las ocho de la noche.


Su yerno llego en punto, había alquilado una comedia y comprado una botella de vino. La saludo cortésmente con un beso en la mejilla.


Después de una agradable cena fueron a la sala a mirar la película. Manuel pensó en lo atractiva que se miraba su suegra mientras sonreía. Cuando la película termino ambos se encontraban bastante cansados. Sandra pregunto a su yerno que si deseaba quedarse en la habitación de huéspedes, como lo había hecho en muchas ocasiones.


Después de arreglar la cocina, lo escucho caminar pesadamente hacia la habitación. Pensó que quizás debería permanecer en la sala hasta que su yerno estuviese dormido. Fue a su habitación y se cambio, poniéndose su bata de dormir, antes de que pudiera controlarse se encontró a si misma en la puerta de la habitación de su yerno, preguntándole si deseaba una bebida antes de dormir.


La respuesta fue un "Si, por favor", esta contestación hizo que su pulso se acelerara.


Tocando suavemente la puerta ingreso en la habitación de este con un vaso de leche, su yerno ya estaba dentro de la cama, al entrar pudo ver toda su ropa sobre una silla, incluso su bóxer, se sintió enferma de deseo, al darse cuenta de que su yerno debía estar desnudo bajo las sabanas. Puso la leche en la mesa de noche de este y sin mirarlo le pregunto si quería algo más.


"Suegra extraña usted aun mucho a su marido?" pregunto Manuel


Aquella pregunta extraño a Sandra quien suavemente respondió, "Si lo extraño mucho"


La siguiente pregunta de su yerno la dejo sin aliento " Y extraña el disfrutar del sexo?"


Sandra escucho incrédula las palabras de su yerno, guardo silencio. No sabia que responder…

 
     

Los relatos eroticos de esta web, han sido enviados mediante e-mail, por los propios visitantes.
Si algun relato tuviera copyright, rogamos envien un mensaje avisando, para eliminarlo de inmediato.
© 2003-2004 Porno-Relatos.com

eXTReMe Tracker
Pagina generada en: 0.073 segundos


Ganar dinero con tu web